La fisioterapia respiratoria es una herramienta eficaz en el drenaje de secreciones bronquiales y se basa en el empleo de técnicas que modulan el flujo espiratorio. Existen también ayudas instrumentales que, junto con estas técnicas incrementan su eficacia.

La fisioterapia respiratoria en los niños requiere de unas consideraciones especiales. El aparato respiratorio del niño no es una copia en miniatura del aparato respiratorio del adulto. Existen diferencias anatómicas y fisiológicas que van a condicionar el tipo y la forma de las técnicas a aplicar.

Vías aéreas más pequeñas, cartílagos más blandos, inmadurez muscular e inmunológica, reflujo gastroesofágico, más moco y más viscoso… Toda esta inmadurez pulmonar hace que los niños se encuentren en desventaja y que, cuanto más pequeños sean, menos preparados estén para hacer frente a cualquier problema respiratorio.

Desde el año 2000 se ha reconocido el rol primordial de la fisioterapia respiratoria en la Bronquiolitis, que es una de las afecciones más frecuentes en lactantes. La Bronquiolitis es una inflamación de los bronquiolos a consecuencia de una infección viral. Se inicia en vías altas y progresa a vías inferiores en 48-72h. Desobstruir las vías de moco va a mejorar la concentración de oxígeno en sangre, el trabajo respiratorio, las secuelas en la mucosa y también va a reducir la carga vírica, reduciendo los días que el niño está enfermo.

El asma, la fibrosis quística, bronquiectasias y neumonías son otras de las principales patologías en niños.

Si tienes dudas, ponte en contacto con nosotros. Desde Fisioterapia Queaires queremos ayudarte a cuidar la salud y el bienestar de los que más te importan.